Monthly Archives: enero 2014

El placer de la gastronomía por tierras de Andalucía

De mesa o de tapas, de mar o de montaña, comer en Andalucía es un auténtico placer. Su universo culinario abarca ocho provincias: Huelva, Sevilla, Cádiz, Córdoba, Málaga, Jaén, Granada y Almería). En todas ellas podemos disfrutar de un conjunto de recetas, platos y tapas de chuparse los dedos.

En cada provincia podemos encontrar restaurantes y bares que ejercen un especial magisterio. Estos que siguen son algunas referencias.

De mesa o de tapas, comer en Andalucía es un auténtico placerHuelva
La Plazuela es un referente de la capital onubense especializado en mariscos y pescados. Pulpo asado con mojo de tomate y aceite, entrecot de atún trinchado y, claro, gambas de Huelva.

Cádiz
Parada obligada es El Faro del Puerto, en El Puerto de Santa María. Por sus salmonetes con espárragos y setas al jerez oloroso, su tartar de corvina o sus erizos rellenos de sus huevas.

En Sanlúcar de Barrameda no hay un local sino un barrio, Bajo de Guía. Se trata de un barrio marinero repleto de bares y restaurantes, a lo largo de la playa, que ofrecen pescados y mariscos. Imprescindibles el arroz marinero, las coquinas al ajillo y la fritura de pescado.

Málaga
Frutos es un clásico de la Costa del Sol para platos de cuchara y pescados de la lonja.

Sevilla
Abades Triana ofrece alta cocina muy tradicional, como su ensalada de pulpo o el solomillo de buey con setas de temporada.

En Poncio se puede degustar un sabroso ajo blanco o róbalo con nabo y mojama.

Córdoba
Choco y Bodegas Campos son dos buenos locales donde degustar salmorejo con coca de anchoas, cochinillo con crema de ajo o arroz de rabo de toro.

Granada
En Chikito debemos probar la tortilla de Sacromonte, el rabo de toro estofado y las habitas con jamón… como poco.

Jaén
En La Vestida preparan un tradicional bacalao al estilo mozárabe, cabrito al horno y helado de aceite de oliva.

Almería
En Casa Sevilla las recetas son clásicas como la parrillada de verduras, el rape en salsa de erizos o los buñuelos de chocolate.